Libro sobre Pluralismo – Presentación

Tecle en esa portada para accesar el eBook free.

Las bases del Pluralismo Social en el Psiquismo Colectivo

Ícone+legenda SSF_RIOpeq

 

 

This work is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivatives 4.0 International License.

http://creativecommons.org/licenses/by-nc-nd/4.0/

***

Este artículo Las bases del Pluralismo Social en el Psiquismo Colectivo tiene su versión preparatoria ya publicada en libro [i]. Es un estudio sociológico sobre la experiencia pluralista como referencia en la crítica de las desigualdades y en la psicología colectiva de las clases sociales.

Se trata del primer desarrollo del trabajo ofrecido a la International Sociological Association – ISA en el marco del XVIII World Sociology Congress – July 2014. El objetivo del autor es ofrecer una visión más completa de los elementos de teoría sociológica articulados en el dicho paper, cuyo título original es La sociología en la universalización de los derechos humanos y sociales a través de la deconstrucción de las desigualdades.

Teniendo como presuposición el contenido de ese paper, el presente artículo pone en relieve el análisis del psiquismo de la estructura de clases a partir del siguiente abordaje: en una sociedad que se reproduce con base en las desigualdades, y los intermediarios pueden conquistar y guardar sus privilegios, la fetichización de la mercadería reacciona sobre aquél de que salió y causa impacto sobre la mediación entre los intereses privados y el interés general, reacciona sobre el Estado. De tal suerte que en el Estado así impactado no solamente es segregado el lugar en el que las clases se representan con su parcialidad, sino que él mismo funciona por la unilateralización.

En favor de ese análisis cuyo foco no es únicamente la fetichización económica, sino el Estado impactado, nota-se la observación por Henri Lefebvre de que será en la Crítica de la filosofía hegeliana del Estado [ii] que Marx examinará los tres aspectos de la individualidad humana no seccionada, las tres dimensiones del psiquismo: la necesidad, el trabajo, la pose – estableciendo así el precedente legitimador para ese análisis.

A partir de ese esquema tridimensional, notase que la coincidencia entre el psiquismo de clase y la consciencia de clase sólo tendrá sentido en una teoría que dé privilegio para una consciencia de clase especial, como en la obra del joven Lukacs [iii], que, en lugar de realizar la filosofía para superarla conforme el pensamiento de Marx, restituí a la filosofía un papel inquietante.

Por el contrario, es el Estado impactado que garantiza la cobertura para que la función de representación acontezca, y eso es un dato del psiquismo colectivo de la sociedad y de las clases en conjunto, un hecho coyuntural.

En el prolongamiento de esa totalidad seccionada, por su vez, la coherencia del orden público, consecuentemente desproveído de su efectividad, se muestra contingente. Los procedimientos efectivos de intermediación actualizados en cuadros sociales (cadres sociales) tales como las clases y las sociedades globales se revelan todavía más inciertos en cara de aquella ruptura entre los intereses privados y el interés general, y se tornan discontinuos, multiformes, a oscilar desde la complementariedad dialéctica, implicación mutua, ambigüedad, ambivalencia hasta la polarización [iv].

Experiencia pluralista colectiva

Sin embargo, la ruptura de la reciprocidad no es su completa supresión en atomización, no reduce la realidad social a una colección de individuos sin ligación funcional en el conjunto.

De ahí el equívoco formalista[1] en suponer desde luego la atomización. Se trata en verdad del movimiento desestructuración / estructuración, cuya expresión es la tomada de consciencia de las relaciones inciertas y fluctuantes con los otros grupos y con la sociedad global. Los posicionamientos pluralistas formalistas en el plano de las técnicas políticas desconocen esa experiencia pluralista colectiva, observada y descrita en la dinámica característica de los elementos micro-sociales.

Por desconocela, los formalistas asimilan equivocadamente el sistema de frenos y contrapesos a una “teoría social de coacción”, y lo reducen indebidamente a la proposición formalista de que hubiera siempre resistencia al ejercicio del poder.

Por contra, teniendo su foco en la dinámica característica de los cuadros micro-sociales (los Nosotros y las relaciones con otros) el presente trabajo de sociología no puede ser confundido a las técnicas políticas o jurídico-políticas y pasa lejos de cualquiera reducción doctrinaria y dogmática del pluralismo social efectivo al único plano de la circulación de los grupos de interés, muy al gusto de los neoliberales con su proposición típica de que no existe sociedad solo el mercado.

En el texto que sigue se verá que, finalmente, mismo en la situación muy valorada por notables estudiosos de la historia social como Eric Hobsbawn, cuando las relaciones con otros son distribuidas jerárquicamente y sirven de punto de referencia a una estructura social (relaciones con el Estado, relaciones con la clase burguesa, etc.), la síntesis no sobrepasa el estado de combinación variable. La multiplicidad de los tiempos sociales es irreductible [v]. Tal es la sustancia de la experiencia pluralista, vía de universalización de los Derechos Humanos y Sociales.

 

Rio de Janeiro, Marzo 2014

 

O autor: Jacob J. Lumier

 

[1]Vea en el final de la “Parte 01” la NOTA COMPLEMENTAR 01

 

[i]Dois Estudos sobre as Desigualdades Sociais”, Bubok, 137 págs, Noviembre 2013, ISBN eBook en PDF: 978-84-686-4704-3, ISBN Acabado en rústica: 978-84-686-4703-6, con versión e-Pub free, link: < http://www.bubok.es/libros/229639/Dois-Estudos-Sobre-as-Desigualdades-Sociais >.

[ii] La obra que, para diferenciar de la “Introducción o Prólogo…” de la “Contribución a la crítica de la economía política”, algunos autores llaman “Crítica da Filosofía do Estado de Hegel” y otros “Crítica de la Filosofía do Derecho de Hegel” ha sido redactada en 1843 y contiene la discusión cerrada por Marx de los párrafos 261 a 313 de la Philosophie du Droit de Hegel (1821) que compone la sección “Estado”.

Vea Archives Internet marxistes: Critique of Hegel’s Philosophy of Right: http://www.marxists.org/archive/marx/works/1843/critique-hpr/index.htm

[iii] Cf. Lukacs, Georg (1885 – 1971): ‘Histoire et Conscience de Clase’, traducción y prefacio Kostas Axelos, Paris, ed. De Minuit, 1960, 382 pp, 1ª edición en Alemán: Berlim, Malik, 1923, págs.93/95.

[iv] Cuando, en sociología dialéctica, uno habla de un hecho tener un lugar dice tener inserción en un conjunto práctico. De ese punto de vista, seria equivocado concluir del hecho de la ruptura de la reciprocidad en el espacio público que la atomización social pasara a prevalecer. La realidad social no es un lugar en el sentido topográfico de ese término (la base morfológica es solamente un escalón de la realidad), sino que, penetrada por la subjetividad colectiva, comprende en la multiplicidad de sus tiempos sociales un flujo de actos colectivos que no se dejan objetivar en las obras de civilización que sustentan las estructuras. De esa forma, la ruptura de la reciprocidad no es su completa supresión, no reduce la realidad social a una colección de individuos sin ligación funcional en el conjunto.

[v] Gurvitch, Georges (1894-1965): “Dialectique et Sociologie”, Paris, Flammarion, 1962, 312 pp., col. Science.