Construcción de la seguridad alimentaria global

Una de cada ocho personas del planeta –870 millones de habitantes— están desnutridas. La pobreza persiste y el mundo vive la carestía alimentaria más prolongada de los últimos 50 años, lo que pone en duda la capacidad a largo plazo de los agricultores de satisfacer la demanda de alimentos y reducir los precios internacionales.

Empoderar a las mujeres productoras es una parte esencial de este rompecabezas, porque ellas son la columna vertebral de la economía rural, pero gozan de un mínimo acceso a la tierra, los créditos y los insumos de los que disponen los hombres.También es crucial la adaptación al cambio climático.

Se estima que 25 por ciento de las tierras agrícolas están degradadas, mientras el agua de riego se hace más escasa. Si no hay una intervención adecuada, es esperable que las condiciones meteorológicas coloquen nuevas presiones sobre la productividad de las cosechas, cuando la población mundial sigue en aumento.

Se profundiza también la preocupación por el acaparamiento corporativo de tierras en el mundo en desarrollo, que obliga a nuevas penurias a las comunidades pobres. A través del reporteo de la 38a sesión de la Conferencia de la FAO en Roma, el diario independiente de IPS, TerraViva, profundiza en los desafíos, las nuevas tendencias y las innovaciones de la construcción de la seguridad alimentaria global.

Tecle aqui para más información en la página de IPS